BibliaGOVLOGS

¿Cómo agradecer a mamá?

Si hay una persona aquí en la tierra a quien yo debo mi existencia y mi desarrollo personal a través de los años, esa es mi Madre, quien día a día se entrega en su trabajo y en casa, dando siempre lo mejor de sí misma. Yo le admiro muchísimo cada esfuerzo que hace por todos nosotros. Hay tanto que tengo que agradecerle que creo que nunca podré pagarle tanto. 

No hay una cosa que se compare con el amor que una madre tiene por los suyos. También el lugar que mi madre ocupa en mi corazón es muy grande y especial, yo le estoy muy agradecido por tanto. Dicen por allí  que una madre es algo tan grande y tan hermoso que hasta Dios mismo quiso tener una.

Si tú también estás agradecido con ella, te compartimos 4 maneras para demostrárselo:

1.-Agradece con tus palabras: ¿Has experimentando esa bonita sensación de escuchar de la boca de alguien cuánto es que te quiere? Es muy bonito ¿no? Imagínate lo que sentiría tu madre al escucharte… ¿Hace cuánto que no le dedicas a ella unas palabras de cariño y agradecimiento desde tu corazón? Te invito a expresar tu gratitud por todo lo que ella ha hecho, por todo lo que te ha dado y por todo lo que has logrado gracias a ella. No tomes en cuenta sus errores y limitaciones, ninguna madre ha nacido preparada para realizar semejante tarea. De una u otra forma, a través de sus posibilidades, una madre siempre buscará dar más de lo que ella tuvo y este es un sacrificio digno de agradecer. Qué mejor detalle que un ¡Te amo mamá, gracias por tanto! Toma estas palabras del libro de proverbios y compártelas con ella: “¡Las mujeres valientes son incontables, pero tú a todas has superado!” (Proverbios 31, 29).

2.-Dale algunos detalles: Para algunos es muy fácil expresar con las palabras el cariño que se tiene por alguien; pero, para otros, resulta más difícil y prefieren demostrarlo con detalles. ¿Cómo no tenerlos con la mujer que nos trajo al mundo? Puedes escribirle una carta, darle un bonito arreglo de flores, invitarla a comer, llevarla de paseo o al cine. Echa a volar tu imaginación y sorpréndela con algo especial. Si no puedes darle algún detalle así, no te preocupes, puedes regalarle un cambio de actitud, un mensaje de aliento y apoyo o, incluso, puedes ayudar en los quehaceres diarios del hogar. Lo importante es que lo detalles estén siempre presentes, no solamente un día, sino todo el año. Recuerda el mandamiento de Dios: “Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que Yahveh, tu Dios, te va a dar” (Ex 20, 12).

3.-Dedícale tiempo: Algo que el dinero nunca podrá comprar es el tiempo. Haz un espacio entre toda tu agenda tan ocupada y dedícale un tiempo y un espacio exclusivo para estar con ella. Disfruta de su presencia, escúchala y bríndale tus palabras. Qué triste es saber que hay tantas mamás que son abandonadas por los hijos con el pretexto de carecer de tiempo. No lo dejes para después, pregúntale sobre su día, cómo se siente, interésate por ella. No te limites a una simple llamada o mensaje, si tienes la oportunidad de ir a visitarla, hazlo. Si aún vives con ella, disfrútala al máximo, ten la seguridad de que siempre estará feliz de recibir tu visita. No olvides el consejo de San Pablo: “Que entre ustedes el amor fraterno sea verdadero cariño, y adelántense al otro en el respeto mutuo” (Rm 12, 10).

4.-Ora por ella: Una excelente forma de demostrar el amor y la gratitud es la oración. Pídele a Dios que la bendiga, que le dé salud y paz, que le conceda lo que ella más necesita y que, al final de su vida, le permita llegar a su presencia. Ten siempre presente lo que tu madre significa para ti, nunca olvides que ella te trajo al mundo, se ocupó siempre de ti y, gracias también a su entrega y amor, hoy eres una persona de bien. Son tantas cosas las que seguramente has recibido de sus manos que nunca dejes de agradecerle a Dios la bendición de tener una madre que te ama. La Palabra de Dios nos dice: “Recen unos por otros para que sean sanados. La súplica del justo tiene mucho poder con tal de que sea perseverante” (St 5, 16).

Gracias a todas las mamás que ejercen su labor las veinticuatro horas del día y gracias por decir sí a la vida. 

Una madre es el mayor testimonio de la ternura y el amor incondicional. Gracias mamás por todo lo que hacen por sus hijos. Pido para que María Santísima siempre sea su modelo de Madre.

Tags
Show More
Close