La Charla DominicalReflexiones

Aunque cueste…vivamos los mandamientos

Queridos hermanos, seguimos disfrutando de la alegría de la Pascua y en este domingo el Señor quiere recordarnos cómo podemos prolongar esta Pascua para siempre y viviendo el mandamiento del AMOR.

Es muy fácil que celebremos las grandes fiestas, pero en ocasiones la alegría de dicha fiesta se esfuma de manera muy rápida. Hoy escuchamos en el Evangelio (Jn. 15, 9-17) cómo podemos y debemos hacer para que esto no se acabe. Nos dice en este Evangelio 4 cosas muy importantes:

1.-“Como el Padre me ama, así los amo yo” Qué hermoso es que te recuerden el amor que te tienen, ya que eso te hace sentir feliz y contento, y te hace entregarte con ganas. Qué mejor hoy que Jesús nos dice cómo es su amor por nosotros. Es un amor igual que al de su Padre, un amor total y perfecto. Es un amor que no se divide ni escatima en su entrega.

2.-“Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor” Jesús nos pide permanecer con Él para que así podamos dar fruto abundante. A la vez nos dice qué es permanecer, es cumplir activamente los mandamientos, ya que allí se demuestra tangiblemente el amor a Dios y a los hermanos. A veces sí permanecemos…. pero en el orgullo, en el resentimiento, en el egoísmo, en la soberbia, etc. Pero NO en el amor de Dios. Para permanecer en el amor de Dios es ir contra corriente, negandonos a nosotros mismos para hacer la Voluntad de Dios, aunque cueste.

El mejor ejemplo está en Jesús mismo, ya que Él dice que cumple los mandamientos de su Padre; recuerda que en la Pasión le pidió apartar el cáliz pero que no se hiciera su voluntad sino la de su Padre. Habrá cosas o renuncias que nos cuesten mucho, pero para permanecer debemos cumplir con amor y cabalmente los MANDAMIENTOS. Si no hago esto sólo me engaño a mí mismo. 

3.-“Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena” Nos habla de que la plenitud y la alegría la encontramos únicamente estando con Dios, haciendo y viviendo en el verdadero amor, expresado en el cumplimiento de los mandamientos.

4.-“Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado” Ya no es una invitación bonita, sino un mandamiento, en el que encontramos un camino concreto que nos hace salir de nosotros mismos para ir hacia los demás. El mismo Jesús se pone de muestra y ejemplo; ya que nos dice: “como yo los he amado” es decir, debemos amar al prójimo no a nuestra forma, sino a la manera de Dios: ENTREGANDO TODA NUESTRA VIDA

Tags
Show More
Close