Amar a Dios en el pobre y el necesitado

En este domingo el Señor Jesús quiere recordarnos la tarea principal de todos nosotros: amar a Dios y amar a todos nuestros hermanos. Debemos amar y amar a todos, en especial aquellos más necesitados y que sufren.

En el Evangelio de hoy (Mt 22, 34-40) escuchamos este pasaje en el que los fariseos le quieren poner una trampa a Jesús para obligarlo a tomar partido frente a un tema religioso. Ellos le preguntan:

“¿Cuál  es el mandamiento más importante de la ley?” sabemos que Jesús les responde: “Amarás al Señor, tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente” Pero además, añadió: “El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Jesús responde uniendo el primero y el segundo mandamientos, con esto nos enseña que ambas son inseparables. La novedad que aquí Jesús nos presenta el vinculo inseparable entre el amor a Dios y el amor al prójimo. Sería una incongruencia y hasta una falsedad de amor.. rezar mucho, venir a Misa, estar en montón de apostolados y no tener caridad con los hermanos más necesitados. A veces, en la misma familia o en mi mismo hogar.

Para demostrarle nuestro amor verdadero a Dios lo debemos hacer en el hermano que tenemos a nuestro lado. Hoy, la Primera Lectura del Éxodo (Ex 22, 20-26) nos da una serie de exhortaciones de cómo debemos tratar a nuestros hermanos: “No hagas sufrir al extranjero, no explotes a las viudas y a los huérfanos, cuando prestes dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portes con él cargándole intereses…” Aquí se nos expresa cómo debemos tratar a los hermanos, con amor  justicia. Sin olvidar que el forastero, los huérfanos, las viudas y los pobres deben tener un amor preferencial.  Aquí es en donde se le demuestra el amor a Dios, en lo concreto, en el pobre y necesitado.

Por eso, en este domingo te pregunto: ¿Qué tanto le has demostrado a Dios que lo amas  no con tus rezos, sino con tu caridad? ¿Cuántos enfermos has ayudado?  ¿A cuántos pobres les ha dado de comer?  ¿A cuántos indigentes has vestido? ¿A cuántos Cristos sufrientes has ayudado?

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación.

Check Also

No somos dueños, sino administradores de nuestros dones

En el domingo pasado, el Señor nos invitaba a estar preparados para su venida. Hoy …

¿Es importante confesarme? Te regalo una guía que te ayudará muchísimo

Cuando nos damos cuenta de que tenemos pecados que no podemos vencer o que cometemos …