¿Ama la Iglesia a los homosexuales?

A veces vemos la homosexualidad como algo totalmente condenatorio, malo, perdido. O puede ser el caso que lo veamos pensando que es algo totalmente bueno, normal y hasta de moda. La verdad que nos enseña la Santa Iglesia va aún más allá, ¡Chécate esta pequeña gran CÁPSULA DE ALEGRÍA!

El catecismo de la Iglesia Católica en su capitulo de Castidad y Homosexualidad nos dice lo siguiente:

Castidad y homosexualidad

2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgar? El Catecismo de la Iglesia Católica lo explica de forma muy bella esto. Dice que no se deben marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas en la sociedad. El problema no es tener esta tendencia. (Papa Francisco. Rueda de prensa en el avión de regreso a Roma por la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil; 29 de Julio de 2013)

#CapsulasDeAlegria
#ConMasGracia

Sitio web- http://www.conmasgracia.org/
Facebook- https://www.facebook.com/Con-m%C3%A1s…
Twitter- https://twitter.com/conmasgracia
Google +- https://plus.google.com/+conmasgracia…

About Lupita Venegas

Lupita es una incansable evangelizadora. Es fundadora de Valora, el cual es un apostolado de evangelización a través de los medios.

Check Also

¿Sueles dejar para mañana lo que puedes hacer hoy?

¿Te ha pasado alguna vez que tienes miles de pendientes y que al no saber …

¿Te sientes triste, deprimido, solo o desesperado? Te doy 5 remedios contra la tristeza

¿Cuántas veces has experimentado la tristeza? Este sentimiento estará siempre presente en nuestra vida en mayor o …