Algunos medios para que puedas perseverar

Una de las cosas que les cuesta trabajo a muchos es terminar lo que han iniciado. Les cuesta mucho trabajo la perseverancia, es decir, permanecer firmes en los propósitos marcados. Esto mismo pudiera pasarnos en la vida espiritual, estancarnos en el caminar hacia la santidad. Ante los obstáculos o dificultades, nos vemos fácilmente vencidos.

De nada nos sirve empezar con mucho afán algo que queremos lograr si no tenemos perseverancia. La mitad de los anhelos en nuestra vida se nos quedan en eso, en anhelos, en deseos, en sueños no realizados… y si analizamos bien el por qué no se hicieron realidad fue porque nos faltó perseverancia.

La perseverancia es la firmeza y constancia en la ejecución de los propósitos y en las resoluciones del ánimo. Cuanta cosa emprendemos en la vida tienen que tener perseverancia pues sin ella, todo lo emprendido se irá diluyendo como agua en nuestras manos, como humo en el azul del cielo. El ánimo resuelto ante una cosa que emprendemos y la voluntad firme nos llevará al éxito.

Por eso, haciendo eco a las palabras de Mt 10, 22: “Sólo el que persevere hasta el final, ese se salvará”, quiero presentarte 5 medios para poder perseverar que nos ofrece el Santo Cura de Ars:

  • Aléjate en cuanto antes de las malas compañías:

Cuántas personas nos han arrastrado al pecado, a la crítica, a los vicios, a difamar o a tener miradas o deseos deshonestos, etc. Debemos tener la valentía para apartarnos tajantemente de aquellos que, aparte de perder su alma, perderán la nuestra. Andar con malas compañías nos aparta de Dios.

  • Sé fiel y aprovecha las ayudas de Dios:

Los santos en el cielo deben su felicidad al haber seguido las inspiraciones del Espíritu Santo, así como los condenados deben su desgracia al desprecio que hicieron de tales inspiraciones. La gracia nos ayuda a evitar el mal y a hacer el bien. Tengamos cuidado de no despreciar o desaprovechar la gracia de Dios, evitemos caer en el mismo pecado que hayamos confesado, esfuérzate y lucha.

  • Haz oración:

El que reza y hace oración puede perseverar hasta el final y se salva. Dice que todos los condenados perdieron su alma por su flojera y apatía para hacer oración. Ánimo, aunque cueste trabajo hazla con fe, con ella te descubrirás más fuerte para enfrentar los desánimos de la vida.

  • Acércate a los sacramentos:

Estos son el alimento espiritual que nos ayudan a combatir al enemigo, especialmente la confesión y la Eucaristía, es la misma vida de Dios que se nos da y nos fortalece.

  • Mortifícate:

Ofrece pequeños sacrificios todos los días, los cuales fortalecerán tu voluntad y te ayudarán a rechazar el pecado.

Dice el Papa Francisco lo siguiente respecto de la perseverancia:

La perseverancia podríamos definirla también como paciencia: es la capacidad de soportar, llevar sobre los hombros, “soportar”, de permanecer fieles, incluso cuando el peso parece hacerse demasiado grande, insostenible, y estamos tentados de juzgar negativamente y de abandonar todo y a todos.

Todos estamos llamados a la santidad, no es algo imposible, pero sí requiere de nuestro esfuerzo y de nuestra lucha constante. Perseveremos juntos con estos medios para alcanzar la santidad y nuestra salvación.

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación.

Check Also

¿Cómo elegir un buen padrino?

Ser padrino en un Sacramento (bautismo, eucaristía, confirmación o matrimonio) resulta ser todo un privilegio …

3 epidemias que destruyen las familias

No podemos negar que la tecnología ha avanzado rápidamente y ha beneficiado mucho. Si bien, …