3 epidemias que destruyen las familias

No podemos negar que la tecnología ha avanzado rápidamente y ha beneficiado mucho. Si bien, la tecnología es muy buena porque nos ayuda a hacer eficiente la vida del ser humano y a acortar las distancias, pero cuando no se hace un bueno uso de la misma y no se ponen límites, afecta considerablemente y lastima a la familia.

Muchas veces no advertimos los daños tremendos que hacen en nuestros hijos y en nuestras familias, ciertas manías, adicciones, malas compañías, conductas enfermizas, etc. Debemos aprender a poner remedio a tiempo, aprender a separarnos de todo aquellos que puede lastimar lo que queremos.

Por eso, si eres de los que aman a su familia, hoy quiero compartirte tres epidemias que se dan en los hijos de familias adictas a la tecnología, en donde no se han puesto límites para adquirirla o utilizarla:

  • Viven desconectados:

Son personas que viven en un aislamiento cibernético, ya que, al estar todo el día conectados a la red, viven desconectados de las relaciones interpersonales. Esto los lleva a querer vivir siempre en relaciones virtuales y se encuentran distraídos de las cosas que importan a su alrededor.

Mientras que en 1995 la renta de internet era de 20-50 horas mensuales, hoy en día están conectados a internet todo el tiempo, lo que provoca relaciones interpersonales débiles. Hoy la estadística dice que los niños pasan frente a un monitor, ya sea TV, celular, videojuego, iPad, mp3 alrededor de 6-7 horas diarias, esto deberá ser una luz preventiva.

Debemos aprender a establecer tiempos sanos en donde la relación humana interpersonal tenga mucho qué ver. Debemos volver, en algunos momento, a las cosas tradicionales como son los juegos de mesa, los cuales nos ayudan a entrar en relación con los demás y a salir de mi aislamiento.

  • Se educan hijos vacíos:

Se vive una gran dificultad para mantenerse emocionalmente estables, ya que cuando lo que me mantiene ocupado es algo virtual, en el interior se lleva un vacío existencial, se pudiera padecer depresión, ansiedad, baja autoestima, inmadurez afectiva, etc.

Al tener la tecnología al alcance de un clic se crea en los hijos poca tolerancia a la frustración y a no luchar por las cosas que cuestan trabajo, se quiere satisfacer todos los caprichos de forma inmediata. Cuando todo lo resuelven a través de la tecnología, vamos limitando ciertas capacidades que tenemos, es como cuando un músculo no lo ejercitas y se atrofia, así mismo sucede con el cerebro, se atrofia.

  •  Se crean tendencias adictivas:

Con todo esto se pueden experimentar muchas otras adicciones, no sólo al alcohol o a las drogas, sino a la pornografía, la ludopatía y a la tecnología misma. Cuando ya tienes una adicción, te vuelves esclavo de ella y ésta te controla, robándote tu libertad.

No tengas miedo a la tecnología, puesto que es muy buena, pero hay que saber poner límites sanos que protejan a la familia del asilamiento y los vicios. ¿Amas a tu familia? No permitas que la tecnología la destruya.

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación.

Check Also

Algunos medios para que puedas perseverar

Una de las cosas que les cuesta trabajo a muchos es terminar lo que han …

¿Cómo elegir un buen padrino?

Ser padrino en un Sacramento (bautismo, eucaristía, confirmación o matrimonio) resulta ser todo un privilegio …